viernes, 28 de septiembre de 2012

TE LEO


Ya se ha publicado en España ‘¿Dónde está Dios, papá? Las respuestas de un padre ateo’. En Latinoamérica, será en diciembre.

Me están llegando las primeras reacciones de lectores: algunas hacen que me emocione. Que encuentre su sentido todo el esfuerzo que el libro lleva dentro.
Pero son sensaciones que ya conocía gracias a este blog en el que, a pesar de todo el cariño que le tengo, hoy escribiré la última entrada. ¿El motivo? Creo que ya he escrito todo lo que tenía que escribir sobre ateísmo. Otros temas, otros libros, llaman a la puerta de mi cabeza.
En cualquier caso, durante los próximos meses todavía podremos encontrarnos en la página www.facebook.com/dondeestadiospapa. En ella, seguiré publicando entradas relacionadas con el libro: textos cortos, citas, fotos... de algunas de las leyendas, anécdotas, dioses, dogmas, personajes... que aparecen en ¿Dónde está Dios papá?

Para despedirme de este blog he elegido un artículo que me cautivó. Lo publicó en prensa, hace ya algún tiempo, Miguel Gay, escritor y periodista. Describe, mucho mejor de lo que yo podría hacer, esas sensaciones de las que les hablaba antes. El artículo se titulaba: «Te leo»...

«Te leo. Lo dice en un presente con sello de continuidad. Y uno lo agradece con cierto rubor, pero de forma sincera, más allá de lo que exigiría la educación; porque, al fin y al cabo –y aunque hay quien lo hace para sí mismo–, uno escribe para que le lean.
            Pero escribir exige, compromete. Impone respeto saber que hay quien se va a acercar a ti para decirte: «te leo». Nada más... y nada menos. Con toda la carga con la que se envuelven dos palabras. Lectores que te identifican, que te ponen cara, que te ubican en una firma. Y junto a esos, a su vera, miles de personas se acercan sin conocerte, sin saber de ti, con la curiosidad de adentrarse en los textos, en los relatos, en las reflexiones. La escritura es una manera de ofrecerse; la lectura, una forma de compartir. Uno despega en su ámbito, se refugia en su territorio, allá donde se encuentra cómodo, en la soledad de las teclas de su ordenador, aislado de casi todo; y va desgranando su mensaje, su idea, su pensamiento. Con la parsimonia de quien va dando forma a la idea o con la rapidez de aquel a quien las razones le brotan a borbotones. Y aquello va adquiriendo relieve en la pantalla. Hasta que se ve cerrado, completo, entero.
            Y entonces aquella historia da el salto y pasa al inmenso escaparate del lector, de su atención y su juicio; a la reflexión ajena, al cruce de ideas, a la confluencia o a la lucha de tesis. En donde se entremezclan la seguridad, el vértigo y la responsabilidad. En donde uno se expone al impresionante juicio del «te leo». Un proceso del que, por mucho que se repita, uno no puede huir. Al que se enfrenta cada día con el reto –y la responsabilidad– de ofrecer algo que concite interés. Porque, al fin y al cabo, uno escribe para que le lean».

¡Gracias!

7 comentarios:

  1. Querido clemente, siento decirte que los que somos habituales de este blog nos vamos a quedar huérfanos.Los ateos no disponemos de demasiados espacios donde expresarnos con libertad sobre nuestras ideas y además debatirlas con respeto.
    Este espacio es como el "rincón del ateo". Hay personas que tienen dudas sobre su fe y con la lectura de tus reflexiones han aclarado dudas y se han podido posicionar en una postura concreta. Te animo a que continues en el blog, como un diálogo , si quieres.
    Un abrazo. Edurne

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Edurne. Afortunadamente, los ateos aún tenemos foros donde expresarnos a modo de dialogo. Uno de ellos, la página en facebook de '¿Dónde está Dios, papá?'
      ¿La sigues? Si no lo haces, te invito a ello.

      Como te cuento, no voy a seguir por el blog por el motivo que explico: entre los artículos ya publicados y el libro, creo que he agotado los temas, los argumentos, la inspiración si quieres llamarlo así, sobre estos temas. Lo cual no quiere decir que deje de ser un "ateo activo".

      ¡Un abrazo, Edurne, y gracias de nuevo por tu apoyo!

      Eliminar
  2. Mi querido amigo, este último post tuyo me produce un extraño vacío. Entiendo tus razones, y sé que seguirás en otros frentes como tu libro y Facebook. Ya comencé a disfrutar tu libro, por lo pronto soy yo quien tiene que darte las gracias por habernos proporcionado tantas herramientas que con suma dedicación nos fuiste entregando en cada artículo del Blog. Extrañaré pasar por aquí, aunque siempre habrá material para releer.
    Un fuerte abrazo Clemente,
    Tu amigo Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael:
      Yo seguiré pasando por tu blog, Raguniano, para deleitarme con los temas que tocas y tu manera de tratarlos. Nos vemos allá.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muchas gracias por el trabajo que te has tomado en desgranar, re-pensar y hacernos analizar esceptica y racionalmente sobre todo lo que compete a los dogmas y sus implicancias. Agradezco la forma en que demuestras, en la calidez de cada argurmento,la grandeza ética del ateismo en todas sus corrientes.
    Por último quisiera resaltar que no todos los economistas se atreven a cuestionar dogmas, ni siquiera los financieros.
    Por todo ello muchas gracias, Clemente.


    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, felicitaciones por la novela. La buena prosa y los temas que tocas en este blog me dan a pensar que será interesante leerte.

    Yo quería preguntarte qué piensas sobre la veneración no religiosa. Soy agnóstica en cuanto a posición de sapiencia, atea en cuanto a creencia. He leido tu blog y otros y he visto varias cosas que nos dejan claro de que se trata la religión, pero aún así, no solo yo, pero mucha gente sigue venerando diversas cosas que consideran sagradas sin traicionar la razón y el pensamiento crítico. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

    ResponderEliminar